Réquiem por el viejo orden internacional
Solo la reina Isabel II, que tenía 18 años el Día D, y pocos supervivientes del desembarco de Normandía, podían comprender lo que significaba la celebración del 75º aniversario del asalto al continente por los Ejércitos aliados. Eran los últimos flecos de una memoria viva que se desvanece, ante la presencia del presidente Trump, responsable del entierro del orden del viejo mundo, tras imponer su América primero,alimentar el Brexit y hacer lo posible por debilitar y dividir a Europa, dice Francisco Bastera en El País. Visiones sobre el manejo económico
Hay una persistente propaganda que insiste en que la próxima elección consiste en elegir entre dos modelos para la Argentina. Pero, por lo menos en lo económico, hay al menos tres visiones, al margen de que en la segunda vuelta tengan o no representación con candidatos específicos... En definitiva, el ballotage obliga a dos opciones electorales. Pero eso no debe oscurecer el hecho que hay por lo menos tres visiones de cómo manejar la economía, dice Eugenio Díaz, en Clarín. Ser humano en la era de redes sociales
Carmen Lazo dice El Diario de Hoy: Las redes sociales alteran profundamente la manera en la que nos informamos, interactuamos, en fin, en nuestra cotidianidad. Es un impacto tan trascendental que vale la pena que, a nivel individual y colectivamente como sociedad, nos tomemos el tiempo de reflexionar y comprender su magnitud. Existe una creciente literatura sobre los efectos de la exposición continua a Facebook, Twitter, o Instagram, en la conducta de las personas y en su bienestar emocional. ¿Hay motivos para que México festeje?
¿Qué podemos festejar del acuerdo alcanzado el viernes con el gobierno de Trump? Es verdad que se canceló (hasta que a Trump se le ocurra volver a esgrimirlo con la excusa que sea) la aplicación de aranceles a las exportaciones a la Unión Americana. Pero se logró concediendo todo lo que quería Washington, incluso, como aseguró ayer Trump, con acuerdos y compromisos que no se han difundido públicamente, escribe Jorge Fernández en diario Excelsior.